“Vivo más fuera que dentro de la realidad”


Pep Bras

Con más de 20 libros y centenares de guiones escritos, Pep Bras , es, seguramente, uno de los guionistas más destacados del panorama nacional de las tres últimas décadas y uno de los escritores más sorprendentes y versátiles, reconocido, además, por sus compañeros como un profesional agudo y prolífico de gran capacidad creativa. Muchas de las carcajadas que se han vivido en la pequeña pantalla llevan la firma de este periodista polifacético. Ha trabajado 16 años con Andreu Buenafuente en El Terrat, ha sido guionista de Julia Otero, Isabel Gemio, José Corbacho y Santi Millán, por mencionar algunos. Coordinador de guión de dos galas de los premios Goya y director del programa “Va de cine” de TVE, ahora se sumerge de lleno en la literatura para seguir construyendo historias. Su última novela “La niña que hacía hablar a las muñecas”, pensada como una trilogía y traducida al alemán y holandés, sigue cosechando éxitos y se enmarca en una carrera literaria marcada por los premios. De entre su extensa obra destaca el libro de relatos “El bajel de las vaginas voraginosas” (1987), por el que consiguió el Premio La Sonrisa Vertical; la novela “L’edat dels monstres” (1999), finalista del Premi Sant Jordi; “Lo que vendría a ser la televisión en España” (2011) y “La vida en siete minutos” (2012). Y detrás de todo ésto, una persona humilde, amable, divertida, y con una autenticidad magnética.

– Si pudieras poner un título a lo que ha sido hasta ahora tu vida profesional, ¿cuál sería y por qué?

 “Gladiator”. Porque tienes que darlo todo en cada proyecto o el público de las gradas baja el pulgar.

 

– Algunas veces has comentado que, de las diferentes facetas profesionales que has desarrollado, escribir novelas es lo que más te gusta. Dinos por qué razón y qué es lo que te resulta más atractivo de la literatura.

Cuando uno escribe guiones se encuentra mucho más encorsetado. Los guionistas dependemos de un presupuesto, de un número de actores y de decorados, de un plazo de entrega (normalmente imposible), de la mentalidad de la cadena, de cómo lo ruede el director… Cuando me pongo a escribir una novela yo soy el guionista, el productor, el director y el jefe de la cadena. Si me equivoco y sale mal, es culpa mía. Si sale bien es que he acertado. Y me gusta esa parte de riesgo.

"Cuando me pongo a escribir una novela yo soy el guionista, el productor, el director y el jefe de la cadena. Si me equivoco y sale mal, es culpa mía. Si sale bien es que he acertado. Y me gusta esa parte de riesgo."

p-bras_600

– ¿Crees que ya has encontrado “tu voz” en el mundo literario o es algo que se busca constantemente?

Siempre he pensado que eso de “la voz” literaria es un invento de los críticos para mantener etiquetados a todos los autores y simplificar su trabajo. En mi caso, no busco una sola “voz”, sino que empiezo concibiendo la historia que deseo contar y, después, me planteo qué “voz” es la mejor. Mucha gente me ha dicho que “La niña que hacía hablar a las muñecas”, “La vida en siete minutos” y “El bajel de las vaginas voraginosas” no parecen escritas por la misma persona. Para mí es un gran halago porque es justo lo que pretendía.

– ¿Vives más en la ficción o en la realidad?

Si sumo las horas diarias que dedico a escribir literatura y guiones, a leer y a ver películas y series de televisión, es evidente que sí, que vivo más fuera que dentro de la realidad.

 

– ¿Hasta qué punto estás implicado emocionalmente con los personajes que creas? Si pudieras ser uno de ellos, cuál eligirías y por qué?

Hay muchos. Todos los escritores insertamos una parte de nuestro ADN en cada personaje, por pequeña que sea (la famosa frase de Flaubert: “Madame Bovary soy yo”). De “La niña que hacía hablar a las muñecas” siento un especial afecto por dos secundarios: Maurice, un soñador infatigable que siempre sabe levantarse después de una caída; y su hija Isabelle, el único personaje del tablero que no sabe qué partida se está jugando. Eso me produce ternura.
la niña que hacia hablar a las muñecas_curt

– Sobre tu último libro “La niña que hacía hablar a las muñecas”, ¿qué aspectos de tu novela crees que van a sorprender / o están sorprendiendo más a tus lectores? Por cierto, ¿qué tal en Alemania y Holanda?

De entrada la mezcla de géneros. “La niña que hacía hablar a las muñecas” puede leerse como una novela romántica (porque parte de una gran historia de amor), pero, a la vez, es una novela histórica, porque capta de forma documentada la vida en una remota isla de Brasil y en el París de principios del siglo XX. Y hay un misterio por resolver, y momentos de erotismo… En ese sentido, no es una novela fácil de encasillar, porque se transforma constantemente. Cuando crees que va en una dirección, da un vuelco repentino… Antes de escribir ni una sola línea me pasé un año trazando el argumento. Así que cada giro está muy meditado.
Y mis editores holandeses y alemanes están entusiasmados con el libro. Y aprovecho para darles las gracias por las cubiertas. Entre otras cosas, porque son radicalmente opuestas: la de Alemania es súper romántica (haciendo referencia a la primera parte de la novela, la que sucede en la isla de Ilhabela) y la holandesa es mucho más gamberra, una cara sonriente de muñeco de ventrílocuo. Me encantan.

"El respeto hay que ganárselo día a día, currando como si acabaras de empezar en este oficio."

– ¿Habrá una segunda parte? 

La idea es que “La niña que hacía hablar a las muñecas” sea una trilogía. Estoy escribiendo la segunda parte, que se titula “El dragón y la ciudad de las bombas”. Será una precuela con elementos fantásticos, y donde tendrá mucho relieve un personaje que ya aparecía de refilón en la novela: Antoni Gaudí.

 

– ¿Veremos algún libro tuyo adaptado al cine?

A la mañana siguiente de poner el punto final a “La niña que hacía hablar a las muñecas”, estaba tan pillado por la historia que me puse a escribir el guión. Pensaba en una serie de seis episodios de sesenta minutos. Escribí la primera media hora y pensé: buf, demasiado cara, nadie va a producirla en este país. Y lo dejé. Algún día a lo mejor la rescato del cajón. Pero la que siempre he pensado que daría para una buena peli es la parte de “Insomnes” de “La vida en siete minutos”. Esa sí me encantaría verla en una pantalla.
Presentació de La vida en siete minutos amb Jordi Evole

Jordi Évole y Pep Bras en la presentación de “La vida en siete minutos”, 4 de Junio de 2012

– ¿Con quién naufragarías en una isla desierta? ¿Con Andreu Buenafuente, Julia Otero, Isabel Gemio, o Jordi Évole?

No me imagino naufragando en una isla desierta, creo que sobreviviría unos cinco minutos. Pero si lo cambiamos por “ir de copas” o “a cenar”, con todos. A Jordi lo conocí “de niño”, le di clases en la facultad de periodismo y le tengo un cariño especial; Andreu es el padrino de mi hija, creo que está todo dicho; Julia es la única persona del mundo con la que he cantado en un karaoke; y con Isabel compartimos en la radio una de las experiencias laborales más intensas que he vivido, y siempre se lo agradeceré.

 

– En general ¿qué debe tener un buen guión para que interese? 

Un buen guión tiene que partir de una historia interesante. Tiene que alejarnos de la realidad y, al mismo tiempo, conectarnos a ella con personajes que generen nuestra empatía. Y tiene que cumplir las leyes de su género. Si es una comedia, tiene que hacer reír. Si es de terror, dar miedo.

– ¿Crees que está realmente valorada la profesión de guionista en nuestro país, se trabaja con libertad creativa?

La respuesta a las dos preguntas es muy fácil: no y no.

– ¿Qué imagen te viene a la mente cuando piensas en la situación política que se vive en Catalunya?

Un girasol rodeado de lava.
el terrat de radio 1995_600

El Terrat de Radio 1995

– Sabemos que es difícil pero, de los compañeros de profesión con los que has trabajado a lo largo de tu carrera, destácanos a 3 personas con las que te hayas divertido muchísimo y a las que consideres realmente inspiradoras y creativas en este sector.

¡Qué putada de pregunta! En fin… Más que personas, dejadme que destaque tres programas en los que tuve la suerte de participar. 1) “El Terrat de radio”, con Buenafuente, Fermí Fernandes y Oriol Grau. Nunca me he reído tanto en mi vida. 2) “La última noche”, un experimento televisivo que duró poco pero fue maravilloso (como los orgasmos), con un equipo de guión de lujo del que destacaré a los hermanos Olivares y a Juan Cruz. 3) todas mis aventuras televisivas, cinematográficas y teatrales con Jose Corbacho y Santi Millán.

 – Por cierto…. ¿sigues dejando tortitas de trigo en las mesas? 

Ja, ja, ja.  Tenéis una buena red de espionaje. Pues no, lo estoy dejando.

"Creo que, en el fondo, eso es lo que intentamos todos desde que nacemos: que la gente nos quiera."

– Eres un profesional muy respetado y valorado y además muy querido como persona, ¿eres consciente de esta “responsabilidad”?

Que te respeten y valoren como profesional depende siempre de lo último que escribas. No sirven de nada todos los guiones y los libros que has escrito antes si, de repente, presentas una bazofia escrita de cualquier manera. El respeto hay que ganárselo día a día, currando como si acabaras de empezar en este oficio. Y tres cuartos de lo mismo sobre el afecto de la gente. Creo que, en el fondo, eso es lo que intentamos todos desde que nacemos: que la gente nos quiera. Otra cosa es si lo he conseguido, porque paso tanto tiempo frente al ordenador que no dedico lo suficiente a la vida social 😉

Andreu Buenafuente
Humorista, presentador, productor, fundador de El Terrat

“Pep Bras escribe tan bién que me gustaría vivir en una de sus novelas”

Fermí Fernandez
Humorista, presentador, periodista, actor

“Gran guionista, mejor persona. Capaz de trabajar hasta la extenuación (esto último lo he comprobado personalmente. Varias veces) Tiene una habilidad sorprendente en la creación de tramas. Es -sin exagerar- la suma de Billy Wilder y Truman Capote”

Ramon Lara
Co-director programa Salvados en La Sexta en El Terrat de Producciones S.L.

De Pep destacaría dos cualidades básicas: es un todoterreno y es brillante en sus propuestas, dos atributos que es difícil aunar en una sola persona. Pep siempre sorprende y lo hace para bien”

Carmen Juan
Subdirectora “Julia en la Onda” en Onda Cero Radio

“Pep Bras es el mejor guionista que conozco, lleva el cine y la televisión en su adn. Tiene tanto oficio que es capaz de trasladar su imaginación a cualquier medio, incluso escribe libros y son buenos. Un tipo genial! “

Dani Vico
Periodista, guionista y montador musical
RAC 1 / El Terrat

“ He tenido el privilegio de trabajar con Pep en las Galas de entrega de los Premios Goyas presentadas por Andreu Buenafuente, y resulta impresionante ver la imaginación y el ritmo frenético al que funciona su cabeza”

Javier Olivares
Guionista y Productor ejecutivo en series de ficción

He trabajado con Pep Bras como compañero en la productora “El Terrat” y puedo decir que ha sido un honor. Por su brillantez como guionista y por su compañerismo como profesional.

"Dibujar me relaja"
pep_simpson_petit
Pep Bras
Share This!Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+Pin on PinterestShare on TumblrEmail this to someone

Responder a MB Media Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

16 Comentarios en ““Vivo más fuera que dentro de la realidad”